Buscar

Gades Noctem

¿Acaso no tienes nada que estudiar?

He sido un ávido lector de cómics desde los siete años, y aunque cuando era un niño mi padre estaba encantado con esta afición, durante la adolescencia pasó a pensar que perdía el tiempo cada vez que me encontraba con una historieta entre las manos, incluso si estaba leyendo en mi tiempo libre. Entre los catorce y los diecisiete años hubo momentos en los que llegué a pensar que mi segundo nombre era: “¿Acaso-no-tienes-nada-que-estudiar?”, porque era lo que mi padre más decía al verme. En cualquier caso era mejor que el segundo nombre de mi amigo Carlos, que era “Vaya-mierda-de-notas-que-me-traes”.

Seguir leyendo “¿Acaso no tienes nada que estudiar?”

Anuncios

¿Quieres leer un clásico?

En 1853 se descubrió el Poema de Gilgamesh, la obra literaria más antigua que se conoce, redactada hacia el 2100 a.C. Podría decirse que es el primer “clásico de la literatura universal”, una etiqueta en el que también se incluyen obras de la Grecia y la Roma clásicas como La Ilíada o La Eneida, textos medievales como La muerte de Arturo, textos del Siglo de Oro como El lazarillo de Tormes u obras del siglo XIX como pueden ser Frankenstein, Viaje al centro de la Tierra o Los tres mosqueteros.

Cada una de esas obras es interesante porque habla de valores y sentimientos universales, ya sea la amistad y la camaradería, el amor y la pasión, el miedo y la valentía, o el deseo de conocer y ser feliz. No obstante, estos textos nacieron en el seno de sociedades y culturas que eran muy diferentes a la nuestra, por lo que en ocasiones nos sentimos perdidos ante el lenguaje, las situaciones o la propia moralidad de los personajes.

Mucha gente siente interés por estos clásicos de la literatura, pero en ocasiones les resulta muy difícil leerlos y, lo que es peor, al final no les gustan y se sienten mal, incluso unos ignorantes, pues si son clásicos es justamente porque son buenos. Justamente para evitar este malestar os dejo cinco consejos que yo siempre sigo a la hora de elegir y leer una obra clásica. ¡Espero que os sirvan!

Seguir leyendo “¿Quieres leer un clásico?”

¡Enhorabuena, profesora Paula!

Hay sueños que parecen inalcanzables, pero por los que igualmente merece la pena luchar.

Esta frase puede aplicarse a muchas de mis amistades, pero creo que con quien mejor casa es con Paula, mi pareja.

Paula vivía en Chile, donde estaban su familia y amistades, y donde tenía un buen empleo. Sin embargo, albergaba el sueño de doctorarse y llegar a ser profesora universitaria, algo que parecía imposible en su país, donde la educación superior es muy cara y difícil de compaginar con un trabajo a jornada completa. Pero no iba a dejar que algo la detuviese simplemente porque pareciera imposible.

Seguir leyendo “¡Enhorabuena, profesora Paula!”

Fallout, un juego para después del holocausto

Cuando tenía siete años, nuestro profesor de EGB nos habló sobre el enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Aún faltaban dos años para la caída del Muro de Berlín, por lo que la Guerra Fría seguía siendo un tema candente, y aunque no recuerdo exactamente qué es lo que nos contó el bueno de Don Enrique, sí que recuerdo que nos habló sobre la posibilidad de una guerra con armas atómicas, en cuyo caso seguramente habría un ataque contra la base estadounidense de Rota que nos mataría instantáneamente o, con mala suerte, nos envenenaría con la radiación. No tengo ni idea de qué le enseñan hoy día a los niños de siete años, pero estoy seguro de que no puede ser más sombrío que aquella lección.

Seguir leyendo “Fallout, un juego para después del holocausto”

¿Quién es el 11º pasajero?

Durante los años ochenta vi, como la mayoría de niños que crecieron en aquellos años, toneladas de dibujos animados. Aunque no había muchos canales de televisión, en todos podías encontrarte con programas infantiles tanto durante la mañana como por la tarde, de tal modo que la oferta era bastante amplia. Y como era imposible verlo todo, uno tendía a seleccionar aquellas series que más le llamaban la atención, ya fuese por la historia, los personajes o la animación. En aquel entonces no me planteaba ni siquiera de dónde provenían aquellos dibujos animados, aunque ahora, al hacer memoria, me doy cuenta de que muchas de mis serias favoritas eran de origen japonés.

Seguir leyendo “¿Quién es el 11º pasajero?”

Kirby era mucho Kirby

Diciembre ha sido una locura entre preparar clases, corregir trabajos, terminar algunos artículos y finiquitar varias correcciones. Mi gran satisfacción era llegar por la noche a casa y, antes de acostarme, leer un cómic antiguo con el que desconectar totalmente.

Seguir leyendo “Kirby era mucho Kirby”

El silencio en las viñetas

El cómic es un medio que puede emplear tanto la imagen como la palabra, y aunque una historieta puede desarrollarse sin que los personajes hablen, es extremadamente raro que no aparezcan carteles u onomatopeyas que apoyen la narración.

No obstante, el silencio puede convertirse en parte de la historieta, creando un efecto narrativo particular. Esto no era muy común en los comic books hasta mediados de los años sesenta, puesto que las editoriales tenían la idea de que el público lector era muy joven y, en consecuencia, había que presentarle las historias de forma sencilla y comprensible.

Seguir leyendo “El silencio en las viñetas”

Exposición ‘La violencia de género en el mundo del cómic’

En el año 2009 me llamaron de la Unidad de Igualdad entre Hombres y Mujeres de la Universidad de Cádiz para preguntarme si estaría interesado en hacer una exposición que tratase la violencia de género en el mundo del cómic. Junto a investigadores como Manuel Barrero, Manuel García, Rafael Marín y Paula Sepúlveda seleccionamos imágenes y escribimos un catálogo que aún puede consultarse (pulsando aquí).

Seguir leyendo “Exposición ‘La violencia de género en el mundo del cómic’”

Escribir ficciones creíbles

Escribir puede llegar a ser una tarea tremendamente ingrata. No es solo que tengas que realizar un gran esfuerzo para crear una historia interesante, desarrollar unos personajes que conecten con el lector y dar a la historia un ritmo que haga que la lectura resulte interesante. Es que, además, el lector tiene que creerse la historia.

Seguir leyendo “Escribir ficciones creíbles”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: